17 jun. 2014

Viajes colaborativos a golpe de ratón

Si hasta ahora todo gran viaje comenzaba con un pequeño paso, hoy es ya una realidad que arranca con unos cuantos clics. Hace unos años las aerolíneas low cost revolucionaron el mercado del transporte aéreo. Ahora, en el internet de las redes sociales, las plataformas de intercambio de alojamientos y viajes compartidos lo han puesto todo patas arriba y han venido para quedarse.

 Servicios para compartir coche como BlaBlaCar han alterado el mercado turístico de nuestro país, Este y otros movimientos se enmarcan dentro del consumo colaborativo, un fenómeno que está barriendo el planeta de punta a punta y que traslada las tendencias peer-to-peer al mundo del turismo.

 Aún así, existen riesgos menores, como la comodidad o la capacidad de reclamación, y mayores, como la seguridad o el lucro con las actividades, que han hecho que las patronales de sectores como el del autobús o el taxi se pongan en pie de guerra.
Aunque el beneficio económico casi siempre es el punto de entrada de estas formas de viajar, detrás existe una filosofía centrada en la proximidad y en el contacto con la gente local. 

 El principal temor a la hora de viajar o utilizar un coche compartido es el tratar con un completo desconocido. El miedo que tenemos todos es que la otra persona esté un poco chalada pero realmente no hay ningún peligro si miras sus referencias. Las referencias son una parte muy importante de los sistemas de consumo colaborativo y nunca está de más comprobar el perfil digital de la persona con la que estamos contactando. Aunque, al final, “hay gente que no dice toda la verdad por mantener la cordialidad”. 

 Como cualquier nuevo elemento en un ecosistema cerrado, el consumo colaborativo ha desestabilizado la armonía que reinaba en el sector turístico español. 

 Quizás esa persona no es tu amigo hoy pero puede serlo mañana. Precisamente este es otro valor añadido, salimos de nuestra zona de confort para conocer nueva gente, hacer cosas nuevas y quizás la crisis nos ha ayudado a buscar otras maneras distintas de viajar y hacerlo con menos dinero. Hay muchas posibilidades y es un mundo por descubrir.

No hay comentarios: