22 sept. 2008

Una valla dejará fuera del recinto de las pirámides de Giza a los vendedores ambulantes.


En un esfuerzo que ha durado siete años para intentar modernizar el turismo a las Pirámides de Giza, cerca de El Cairo, las autoridades egipcias han completado la valla de casi 20 km de perímetro que encierra la planície sobre la que se asientan estas maravillas arqueológicas, que cuenta además con alarmas, sensores de movimiento y un sistema de seguridad de alta tecnología que será monitorizado las veinticuatro horas del día.

Los vendedores ambulantes que desde hace años han hecho de este lugar un caos apenas controlado están siendo excluidos del recinto de forma gradual, por lo que los turistas no deberán correr más para zafarse de vendedores y supuestos "guías" insistiendo en la prestación de sus servicios.

A partir de ahora los visitantes entrarán al recinto a través de una instalación con detectores de metales y máquinas de rayos X. Con ello se espera que los turistas encuentren un menor número de molestias, aunque aún no se sabe a ciencia cierta cómo se las ingeniarán vendedores y falsos guías para no perder "clientes".

No hay comentarios: